G-Train de Gaugain: Lujo Ferroviario en 400 Metros

Creado por el distinguido diseñador de yates de alta gama Thierry Gaugain, este vehículo de 400 metros promete revolucionar el transporte con su estructura de cristal que puede cambiar entre ser transparente y opaco dependiendo del tiempo y la hora del día.

El proyecto de Gaugain, conocido como G-Train, se acerca a la realidad y pretende ser un «tren inteligente» de 14 vagones. Este diseño combina la elegancia de un yate o un jet privado con la funcionalidad de un tren, gracias a su revestimiento de vidrio avanzado que puede alternar entre transparente, opaco o incluso negro.

Gaugain ha compartido que el G-Train, que requerirá una inversión de unos 350 millones de euros para su construcción, incluirá una terraza desplegable para que los viajeros puedan disfrutar de las vistas mientras se desplazan a 160 km/h, bañados por un brillo dorado.

«Este no es un tren de alta velocidad, sino una nueva concepción para apreciar el viaje de forma distinta», señaló Gaugain.

El diseñador sugiere que el comprador del tren podría estar iniciando una nueva etapa en su vida, abogando por un ritmo más pausado para reflexionar sobre el camino personal y los deseos futuros.

«Normalmente asociamos el ferrocarril con la rapidez, buscando trasladar a la gente de un lugar a otro lo más rápido posible», dijo.

Gaugain aspira a transformar el interior del G-Train con variadas configuraciones y ambientes, elevando el estándar de lujo en el transporte.

«Con solo pulsar un botón, el interior puede transformarse en uno de siete escenarios distintos. Aunque fuera haga frío, dentro los viajeros podrían encontrarse en un cálido día de verano, rodeados de flores y campos. El tren es, en esencia, un lienzo que el dueño puede personalizar a su gusto», explicó.

Finalmente, Gaugain reveló que los vagones de la parte frontal albergarán una suite de lujo para el dueño, con capacidad para 18 personas, además de incluir un gimnasio, spa, vagón restaurante y zonas comunes. El último vagón, descrito como un «baúl de juguetes», almacenará los vehículos personales del dueño, como coches, motos y quads, facilitando la aventura más allá de las vías del tren.